Los Molinos del Río

 

 

Los Molinos del Río

 

 

                                    Sobre el azud, los peces se empeñan en saltar, contra corriente, por subir hasta el

                                    "golgo" serenísimo. La lámina del agua cae veloz y transparente por la pulida, inclinada

                                    piedra. Luego se ve la espuma acuchillada -hacia arriba- unos instantes por escamas de

                                    acero y agallas en tensión, hasta caer de nuevo los peces, ya sin fuerza y sin gracia, no

                                    vencidos que el tránsito intentado continúa, insistente, en las tardes tan largas de verano.

 

 

Volver a la página principal